Enjoy es una celebración de la libertad individual en la que se cuestiona la capacidad del espectador para respetar otras opciones vitales por muy distintas que puedan ser de la suya propia o de la norma establecida.

Para realizar este proyecto colaboré con algunos de los artistas más destacados de la nueva escena madrileña durante un periodo de seis años.
Aún así, con casi ochenta artistas fotografiados, Enjoy, no es un trabajo documental, sino una colaboración en la que en la medida de lo posible, involucro a los retratados en la creación de las imágenes y el desarrollo de la historia.
El resultado son fotografías en tensión entre lo posado y lo espontáneo, de las que no te puedes fiar, siempre abiertas a la interpretación, reflejando así la inestabilidad de nuestro tiempo.