Un avance de este trabajo en proceso se expuso en galería Espacio Valverde >>

Este trabajo es un diálogo con algunos de los artistas más destacados de los años 60 y 70 para, por contraste con aquel tiempo de fuerza vital y esperanza, preguntarnos el por qué de nuestra actual dificultad para imaginar el futuro que queremos y afrontar el porvenir.

Últimamente parece que toda serie o película que explora el futuro lo presenta como una amenaza, Black Mirror, El Cuento de la Criada, Colony… la lista es interminable.
Esto parece estar provocando un deseo de eterno presente, e incluso de vuelta atrás, para evitar ese lúgubre futuro. Cabría preguntarse si esta perspectiva pesimista está afectando nuestra capacidad como sociedad para imaginar el futuro que queremos.
Contrariamente, en los años 60-70 en España emergió un nuevo tipo de ciudadano-poeta capaz de formular un ideal de vida más libre, justa y bella más allá de los destinos prefijados por las dificultades políticas, sociales, y económicas de la época.
Estos artistas unieron arte y vida cotidiana para hacer vivible la existencia, donde nada está predeterminado y todo está por hacer. Esta serie de fotografías es la expresión de su voluntad de compromiso con la vida y la confesión de sus cuerpos, con sus fortalezas y debilidades, potencias e impotencias, gozos y sufrimientos.

Artistas destacados en aquel momento como Esther Ferrer, Isidoro Valcárcel Medina, Javier Mariscal, Ignacio Gómez de Liaño, Angels Ribé, Luis Gordillo, Antoni Muntadas, Fina Miralles, Fernando Arrabal, Ángela García Codoñer, Isabel Oliver, Antoni Miralda, Zush, Soledad Sevilla, Albert Boadella, Carmen Calvo, Marisa González, Kiko Veneno… nos hacen sintonizar con un tiempo que vivieron en primera línea, con actitudes y prácticas que fueron el germen de una nueva sensibilidad que anticipaba aquel futuro imaginado.